*Se aseguró un gran arsenal, lo que demostró que todos ellos estaban fuertemente armados

*También se supo que contaba con al menos dos “anillos” de seguridad en torno a la finca, lo que evitaría que fuera sorprendido

(Tercera y última parte)

SOL QUINTANA ROO/SOL YUCATÁN/LA OPINIÓN DE MÉXICO

Ciudad de México.- La captura del gatillero texano, Édgar Valdez Villarreal “La Barbie”, levantó suspicacias, ya que además del capo habían sido detenidos Marisela Reyes Lozada, Juan Antonio López Reyes, Maritzel López Reyes, Mauricio López Reyes y Arturo Iván Arroyo Salas, originarios del Distrito Federal, así como Jorge Valentín Landa Coronado, oriundo de Laredo, Texas.

Se aseguró un gran arsenal, lo que demostró que todos ellos estaban fuertemente armados.

También se supo que contaba con al menos dos “anillos” de seguridad en torno a la finca, lo que evitaría que fuera sorprendido; sin embargo, ninguno de sus pistoleros pudo hacer un solo disparo ni alertar a su jefe.

Ese recelo de la “captura” de “La Barbie”, aumentó todavía más al ser presentado a la prensa, ya que lejos de verse derrotado como la mayoría de los detenidos, se mostró altivo, desafiante y con una
sonrisa cínica que inclusive fue material para varios trabajos periodísticos titulados: “De qué se ríe la Barbie”.

En noviembre de ese mismo año se sabría de qué se reía “La Barbie”.

Mediante una carta que se hizo pública, dejó al descubierto que no se trató de una captura, sino de una entrega pactada y no precisamente con las autoridades mexicanas, sino con la DEA, ya que temía ser víctima de una venganza a manos de Héctor Beltrán o de “Nacho” Coronel, además de que aportaría información respecto a servidores públicos mexicanos coludidos con el narco.

De hecho, los señalamientos que llevaron a prisión a Genaro García Luna, al ser detenido en noviembre de 2019, en los Estados Unidos, son casi los mismos que reveló “La Barbie” en su carta donde expuso la corrupción del entonces secretario de Seguridad Pública Federal y de sus principales hombres.

Varios de los hombres señalados en su misiva, han muerto en los últimos años por ataques directos o en “accidentes”, otros han sido detenidos y algunos más se encuentran prófugos.

En esa “lista negra”, aparece el ex presidente Felipe Calderón al que ‘La Barbie’ lo acusó de enderezar una persecución en su contra por negarse a formar parte de un presunto acuerdo entre los grupos de la delincuencia organizada.

Seguidamente la carta textual de “La Barbie”, en la que acusa a Calderón, a García Luna y al primer círculo de la SSPF, de recibir pagos del narcotráfico y formar parte de la estructura criminal del país.

“Quiero manifestar, en primer lugar, que no me acogí al programa de testigos protegidos. Así mismo niego categóricamente los señalamientos y manifestaciones que refieren los elementos aprehensores respecto a la forma de cómo fue mi detención; y que la verdad de los hechos es la siguiente: Mi detención fue el resultado de una persecución política por parte del C. Felipe Calderón Hinojosa, quien instauró un acosamiento en contra de mi persona, por la razón de que el suscrito se negó a formar
parte del acuerdo que el señor Calderón Hinojosa deseaba tener con todos los grupos de la delincuencia organizada, para lo cual él personalmente realizó varias juntas para tener pláticas con grupos de
delincuencia organizada.

Posteriormente se realizaron diversas juntas a través del general Mario Arturo Acosta Chaparro, quien se reunió por órdenes del Presidente y Juan Camilo Mouriño, con dos de los jefes de la familia michoacana.

Posteriormente, el general se entrevistó en Matamoros con Heriberto Lazcano y Miguel Ángel Treviño el Z-40. Tiempo después, Acosta Chaparro y Mouriño se entrevistaron con Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, y también se entrevistó con El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

Calderón quería el acuerdo con todos los cárteles: cártel de Los Zetas, cártel del Golfo, conmigo, cártel de Juárez, con Vicente, Mayo y Chapo (Cártel de Sinaloa), situación por la cual, al no haber respuesta de mi parte y no querer tener nexos con ninguna de las organizaciones criminales se instauró en mi contra una persecución aguda, al grado de haberme cateado varios domicilios sin una orden legal para ello y de los cuales me robaron dinero, alhajas, automóviles, así como diversas pertenencias.

Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal, quien cuando menos desde el año 2002, primero en la AFI y luego en la PFP, me consta que ha recibido dinero de mí, del narcotráfico y la delincuencia organizada, al igual que un grupo selecto integrado por Armando Espinosa de Benito, quien trabajaba con la DEA y me pasaba información; Luis Cárdenas Palomino, Ésgar Eusebio Millán Gómez, Francisco Javier Garza Palacios, Igor Labastida Calderón, Facundo Rosas Rosas, Ramón Eduardo Pequeño García y Gerardo Garay Cadena, quienes también forman parte y reciben dinero de la delincuencia organizada y de mí.

Entre otros, ellos tuvieron la encomienda de “detenerme en algún operativo”, cuando en realidad tenían la instrucción de matarme, tan es así que al momento de mi detención la cual se realizó en el domicilio que salió en los medios de comunicación, y lugar en el que me encontraba solo.

Dicen que ese día no se reportaron balazos pero la verdad sí hubo. Un policía federal que fue el mismo que me trasladó a este lugar, en el que actualmente me encuentro, me instaba a que corriera para poderme disparar, y así poder decir que al repeler el ataque me habrían matado al igual que hicieron con Aarón Arturo Gines Becerril, a quien mataron en las inmediaciones del Centro Comercial Perisur, a quien los impactos de bala le fueron proporcionados todos por la espalda el mismo día de mi detención.

Todo fue tapado por la PF, es de hacer mención que pese a los antecedentes de Genaro García Luna, los cuales se encuentran en diversas causas penales y de los que el gobierno americano ya tiene
conocimiento, incluso formaron parte de los temas tocados en la Iniciativa Mérida, y a los cuales yo ya he tenido acceso el más reciente el testimonio del testigo colaborador Mateo (Sergio Villarreal); el presidente Felipe Calderón lo sostiene en su cargo sin que se ejerza acción penal en su contra.

Como dato alterno habrá de hacerse notar que en cuantas detenciones realiza la Policía Federal, no se decomisa nada, todo se pierde (dinero, relojes, vehículos, droga, etc.), sin embargo es menester señalar que tanto el Ejército Mexicano como la Secretaría de Marina son más honestos, detienen a quien es, y lo ponen a disposición con lo que detienen. Yo pude haber hecho lo que haya hecho pero ellos, los funcionarios públicos que menciono, también son parte de la estructura criminal de este país.

Rúbrica: ÉDGAR VALDEZ VILLARREAL

Esta misiva, que debería haber cimbrado a la clase política de aquél entonces pasó desaperibida o fue minimizada y simplemente no trascendió.

El 30 de septiembre de 2015, fue extraditado a los Estados Unidos. En enero de 2016 se declaró culpable de los cargos de tráfico de cocaína y lavado de dinero y finalmente el 12 de junio del 2018, fue sentenciado a 49 años de prisión y al pago de una multa de 192 millones de dólares, que no ha cubierto

De acuerdo a la media aritmética, podría salir libre después de cumplir los 90 años de edad.

De nada sirvió el pacto para su entrega y la información aportada al gobierno de los Estados Unidos, si acaso solamente para que no fuera asesinado por sus enemigos, dos de ellos muertos (Arturo y Héctor) y otro más (“El Chapo”), sepultado de por vida en prisión.

Dejar respuesta