*Ejidatarios de Lerma mantienen una lucha contra los Mouriño y el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quienes despojaron de casi 10 mil hectáreas al ejido para  el desarrollo inmobiliario residencial Campeche Country Club.

*Vuelven a los tribunales para demandar a 16 prestanombres de esta familia y al exmandatario veracruzano. Felipe Calderón los ayudó en el despojo

Redacción/Sol Campeche/ La Opinión de México 

Campeche. – Desde hace más de 10 años, los ejidatarios de Lerma mantienen una lucha contra la familia Mouriño y el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quienes despojaron de nueve mil 685 hectáreas al ejido, a través de la mafia agraria peninsular, para establecer el desarrollo inmobiliario residencial Campeche Country Club.

Los campesinos ya recuperaron la propiedad de 630 hectáreas e ingresaron al programa Sembrando Vida, y este 20 de mayo vuelven a los tribunales para demandar a 16 prestanombres de los Mouriño y Duarte de Ochoa, encabezados por el exfuncionario agrario, Antonino Almazán Arteaga.

El dirigente del Movimiento Campesino Tierra y Justicia de Lerma, Pedro Celestino May Can, ha sido el principal promotor de esta lucha, pues durante todos estos años se encargó de evidenciar las acciones ilegales de la familia preferida del expresidente panista, Felipe Calderón Hinojosa, y el mandatario veracruzano, actualmente encarcelado.

El también excomisario ejidal de Lerma ha exhibido ante los tribunales agrarios la operación fraudulenta de las autoridades agrarias, autoridades ejidales de Lerma y prestanombres para consumar el robo de casi 10 mil hectáreas de esta localidad cercana a la capital del Estado de Campeche.

Ante esto, la familia Mouriño, alejada de la política luego de la extraña muerte del exsecretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño Terrazo, en 2008, y de su jugada fallida con José Antonio Meade en la elección presidencial del 2018, ha actuado precavidamente en el Campeche Country Club.

En los primeros cinco años, entre 2014 y 2019, según reportes de la misma familia de origen español, apenas comercializó el 15 por ciento, alrededor de 400 lotes, del proyecto integral de dos mil 500 lotes del desarrollo inmobiliario residencial, que incluye un Club de Playa y un campo de golf, inaugurados por los exgobernadores Fernando Ortega Bernés y Alejandro Moreno Cárdenas.

El ejido de Lerma contaba con 10 mil 750 hectáreas en el 2009, pero el 25 de enero de ese año, los prestanombres de las familias Mouriño y Javier Duarte se acercaron con la propuesta de parcelar, a cambio de las tierras de la comunidad, con la excusa de que no servían para el cultivo, porque tenían cercanía al mar, por lo que se adueñaron de ese terreno y la familia del empresario español, Manuel Carlos Mouriño Atanes, logró apropiarse de mil 800 lotes, sin dar más que 40 centavos por metro cuadrado.

La próxima cita en el Tribunal Agrario

En entrevista con Sol Campeche, Pedro Celestino May manifestó que este 20 de mayo continúa con la batalla y va en contra del ejido de Lerma, el municipio y el Estado de Campeche, y el Registro Agrario Nacional en la Entidad Federativa.

Pero también contra los prestanombres Miguel Velázquez Nieva, Cruz García Ramírez, Abel Nuñoz Lagunes, Alfonso Ortega López, Moisés Mansur Cysneiros, María Isabel Riveroll Mendoza, José Juan Janeiro Rodríguez, Rafael Gerardo Rosas Bocardo, Jorge Enrique Pérez Ruíz, Santa Bartolo Acuña, Eugenia del Socorro Pérez Ruíz, Héctor Apolinar Huesca Damián, Víctor Manuel Artusuástegui Astorga, Pablo Gómez Rico, Enrique Ku Flores y Luis Alberto Kuk, quienes ya han sido informados por el RAN para acudir a las 10:00 horas al Tribunal Agrario número 50.

“El conflicto sigue este 20 de mayo, a las 10:00 horas, se llevará un juicio en el Tribunal Agrario número 50, calle Chaká, en Bosques de Campeche, por el expediente 11/2021, donde debe de comparecer Enrique Ku Flores, uno de los prestanombres de Carlos Mouriño Terrazo y 15 prestanombres de Javier Duarte, comandados por Antonino Almazán, uno de los traficantes de tierra que es representante único de la empresa ICAE de México, que se ha dedicado al despojo de tierras ejidales en Yucatán, Quintana Roo y Campeche”, expresó.

“Debe de comparecer el Registro Agrario Nacional, el Comisariado Ejidal de Lerma, el ingeniero Miguel Velázquez Nieva, Santa Bartolo Acuña, Moisés Mansur Cisneyros y otros que tienen orden de aprehensión por la Interpol”, asentó.

El líder campesino declaró que al juicio ni un magistrado le había dado entrada desde el 2009, por lo que tuvo que ir a México, a la Procuraduría Agraria (PA), para exponer el caso y espera que en esta ocasión puedan recuperar las nueve mil 685 hectáreas que le corresponden por ley a los ejidatarios de Lerma y no a personas que siempre se han aprovechado de los hombres del campo.

Aseveró que al no presentarse ante el Tribunal Agrario local, el 20 de mayo podría la Fiscalía General de la República (FGR) detenerlos y, de esta manera, estarían ganando el juicio a los Mouriño y los Duarte de Ochoa.

“No creo que se presenten, ya que la Procuraduría Agraria ha pedido a a la FGR que se presenten ese día para ejecutar las órdenes de aprehensión y quiero decirte que hoy, la misma PA será quien lleve mi defensa para evitar que otras personas tergiversen lo que suceda ese día”, agregó.

Afirmó que Antonino Almazán, exdelegado del Registro Agrario Nacional (RAN) en Yucatán, durante las últimas semanas visitó Lerma en búsqueda de los ex comisarios para que les den sus firmas y usarlos como testigos falsos.

Detención arbitraria

Cabe recordar que Pedro Celestino May Can fue detenido el 23 de septiembre del 2015, junto con Afner May, Natanael May y Jacquelin Palomo, los dos primeros sus hijos, y los cuatro fueron turnados al Juez de Control.

El excomisario Ejidal fue privado de su libertad en el contexto de la disputa por los terrinos del ejido Lerma, donde los Mouriño construyeron el proyecto inmobiliario residencial Campeche Country Club.

Todo comenzó cuando los ejidatarios se negaron a ceder sus terrenos a Carlos Mouriño Atanes, padre de Juan Camilo Mouriño Terrazo, exsecretario de Gobernación en la administración de Felipe Calderón, para construir su exclusivo desarrollo inmobiliario.

El empresario, dueño del Grupo Energético del Sureste (GES), utilizó sus influencias en las dependencias federales para apropiarse de las tierras del ejido de Lerma, durante la administración de Calderón Hinojosa.

En su momento, los ejidatarios liderados por May Can, para evitar ser despojados, decidieron regalar sus tierras circundantes al Country Club, con el fin de que ahí se creara “una colonia proletaria”, fue así que repartieron dos mil lotes a personas humildes para que construyeran sus viviendas y, con ello, se depreciara el valor de los predios del club.

De igual forma, el líder campesino denunció amenazas y atentados de muerte en su contra y responsabilizó directamente a Carlos Mouriño.

En su momento, informó que el sector donde se encuentran esos terrenos fue donado al Gobierno del Estado hace más de 30 años para desarrollar un parque industrial, pero que en las cláusulas de la donación, estaba especificado que si luego de las tres décadas no se desarrollaba el proyecto, como es el caso, esas tierras se reincorporarían al ejido, así que, por ello, correspondían a los lermeros.

Para el 25 de septiembre del 2015, el Juez de Control dejó en libertad a Pedro Celestino May y a las tres personas con las que lo detuvieron, después de constatar las inconsistencias, irregularidades, arbitrariedades y violaciones al nuevo sistema de justicia penal por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), en su acusación de flagrancia por el delito de despojo de bien inmueble.

Ahora, el líder ejidal sostiene que Alejandro Moreno Cárdenas benefició a la familia Mouriño, tal como todos los anteriores gobernadores de Campeche, por lo que su detención funcionó como un “estate quieto” por parte de la autoridad estatal y de que el sistema está al servicio de la familia española, quienes mandaron al fiscal Juan Manuel Herrera Campos a detenerlo hace seis años.

Un poco de esperanza y bienestar

A pesar de todo, Pedro Celestino se mantiene con esperanza de que este 20 de mayo quede resuelto todo y las autoridades, por fin, beneficien a los verdaderos dueños de esas tierras, para que se les haga justicia y puedan recibir más programas, tal como lo hicieron con las 630 hectáreas que recuperaron durante el año pasado.

Puntualizó que desde que recibieron las tierras, en octubre del 2020, las metieron al programa federal Sembrando Vida, lo cual les ha beneficiado, porque así no dejan las hectáreas a disposición de que alguien más quiera adueñárselas y que así obtienen una ganancia por los árboles frutales que ahí siembran.

Finalizó que el Gobierno Estatal, el Municipal y el Comisariado de Lerma tienen que responder muchas cosas a los ejidatarios, al beneficiar a la familia Mouriño y al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien por sobre todas las leyes se apropiaron de las tierras de los hombres del campo, sin darles un beneficio a cambio.

Dejar respuesta