*Sus padres lo bautizaron con el nombre de Rubén, pero se cambió el nombre por el de Nemesio, en agradecimiento a un tío padrino que lo acogió desde niño

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Segunda de cuatro partes)

Ciudad de México.- Algunas versiones dicen que Nemesio Oseguera nació en Uruapan y otras en Aguililla, ambos en la zona conocida como Tierra Caliente de Michoacán. Una región con larga historia de narcotráfico, especialmente la siembra de marihuana y amapola.

La más creible es que nació el 17 de julio 1966 en la comunidad de Naranjo de Chila, del municipio de Aguililla, Michoacán. Sus padres lo bautizaron con el nombre de Rubén, pero se cambió el nombre por el de Nemesio, en agradecimiento a un tío padrino que lo acogió desde niño.

La pobreza en la que vivía su familia sólo le permitió llegar hasta el quinto año de Primaria. Después tuvo que trabajar como jornalero agrícola cuando aún no cumplía los 15 años, sembrando primero aguacates y después como vigilante de sembradíos de droga.

“El Mencho” se inició en el narcotráfico cuidando plantíos y cargamentos de mariguana de Manuel Salcido Uzeta, “El Cochiloco”, uno de los legendarios operadores del Cártel de Sinaloa y quien fuera asesinado. Su vehículo presentaba no menos de 500 impactos de “Cuerno de Chivo”.

Fue entonces cuando entabló relaciones con los González Valencia y acabó casándose con Rosalinda, para después unirse al brazo armado del Cártel de Sinaloa que operaba en Jalisco, dirigido por “El Nacho”, convirtió en uno de sus guardaespaldas personales.

Cuando  Coronel Villarreal fue abatido, “El Mencho” heredó el imperio y a partir de entonces inició la reconquista de Michoacán, donde los Zetas estaban prácticamente aniquilados aunque la entidad ya estaba en manos de los Caballeros Templarios dirigidos por Servando Gómez, “La Tuta”.

Desde 2015, el gobierno de Estados Unidos incluyó en sus listas de narcotraficantes a Rosalinda González Valencia la esposa del “Mencho”, quien fue detenida el pasado 27 de mayo, por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

La Oficina de Control de Activos Financieros de EU sigue desde entonces el rastro de los hermanos conocidos como “Los Cuinis” a los que se considera los principales operadores del Cártel Jalisco y cuyo líder principal fue Abigael González Valencia, detenido en un restaurante de Puerto Vallarta en 2015.

La estructura formada por “Los Cunis”, 18 hermanos, es la que brinda asistencia material a la organización y se les asocia con una amplia red de lavado de dinero, a través de hoteles restaurantes, empresas turísticas, comercializadoras y clínicas de rejuvenecimiento.

Además de Abigael, los demás integrantes de “Los Cuinis” son:  José María, Arnulfo, Ulises, Elvis Edgar, Mauricio, Luis Ángel, José, Rosalinda, esposa del “Mencho”; Berenice, Noemí, Marisa, María Elena, Erika y Estela.

“Los Cuinis”, mote proveniente de la prolífica ardilla “cuinique” que se reproduce con velocidad y acaba con los cultivos, lo acogieron como otro hermano, lo pusieron al frente de sus negocios familiares y le suministraron fondos para que hiciera sus propios sembradíos de mariguana.

Tras la detención en 2015 de Abigael, las redes de “Los Cuinis” salieron a la luz pública, por lo que Rosalinda interpuso una cadena de amparos “buscadores”, a fin de tratar de detectar una posible orden de aprehensión. Entre 2015 y marzo de 2018 interpuso 15 amparos, pero hasta entonces no había ninguna orden de captura en su contra, hasta que sorpresivamente fue detenida sin que hubiera sabido cuando se había girado la orden.

Años antes, “El Mencho” y Abigael González Valencia, “El Cuini”, compadres, ya habían formado pareja como incipientes narcos, incluso ambos fueron detenidos en 1990 en los Estados Unidos por narcotráfico, salieron en 1994 y retomaron sus actividades delictivas en México.

Y si bien la organización de “Nacho” había crecido desmesuradamente, la conjura del hampa oficial y organizada para zanjarle terreno al “Chapo” no cedía terreno y prueba de ello se conocería el 29 de julio del 2010.

Dejar respuesta