*También sostuvo nexos con el Cártel de Raúl Flores Hernández

*SFP tiene 7 denuncias en su contra por cohecho, conflicto de interés, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito

*Afirma que nadie impedirá que esté presente en los comicios del 2021

*“Seré uno de los que pongan a temblar las piernas de los de enfrente”

LA OPINIÓN DE MÉXICO

Guadalajara.- Pese a siete acusaciones que hay en su contra por parte de la Secretaría de la Función Pública, por cohecho, conflicto de interés, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, y que ha sido ligado dos veces por el gobierno de los Estados Unidos con dos cárteles de la droga, el ex súperdelegado en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños, advierte que todo se resolverá a su favor y asegura que va a figurar en las elecciones del 2021.

Su actitud, en opinión de militantes del partido Movimiento Ciudadano, del que desertó para irse al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y contender por la gubernatura de Jalisco, que perdió precisamente con el candidato de MC, podría obedecer a su cercanía y amistad con el presidente Andrés Manuel López Obrador, que en la corta pero meteórica carrera política de Carlos, siempre lo ha “cobijado”.

Carlos Lomelí Bolaños es médico ginecólogo partero por la Universidad de Jalisco, aunque de hecho no ha ejercido de manera regular su profesión, sino que se dedicó a los negocios.

En 1999, antes de cumplir los 40 años, fundó la empresa LOMEDIC, y desde esa fecha fue señalado como responsable de comprar y vender medicamentos caducos.

Con esa peculiar visión empresarial, tanto en la iniciativa privada como en el sector público, Lomelí Bolaños, a través de prestanombres, se ha hecho propietario o accionista mayoritario de Lomelí, Corporativo Internacional Vigilando tu Salud, Laboratorio Solfran, Laboratorio Bioterra, Lo Vending Group, MC-Klinical, Proveedora de Insumos Hakeri y Grupo Quiropráctico del Bajío.

Como abastecedor de medicamentos para instituciones oficiales, ISSSTE, Instituto Nacional Pediátrico, PEMEX y otras, entabló relaciones con Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe de gobierno del Distrito Federal, en el 2003, aproximadamente, y se mantuvo dentro de sus negocios hasta finales del 2005, coincidentemente con el término del mandato del político tabasqueño.

Repentinamente, ya como militante del PRD, en 2006, Lomelí fue designado como precandidato a gobernador por dicho partido, pero finalmente contendió por una senaduría y perdió.

En 2012, fue propuesto como candidato para el Senado por el mismo organismo político, pero nuevamente perdió y entonces dedició cambiar de partido político y se fue a Movimiento Ciudadano, que lo incluyó en su lista de diputados plurinominales, y así, por “dedazo” llegó a la Cámara de Diputados.

En 2015, cuando López Obrador ya había fundado MORENA, Lomelí nuevamente cambió de bando y se volvió morenista, y de esa manera, de 2015 a 2018, fue diputado local de Jalisco y representante estatal de MORENA.

Una vez que su amigo se erigió como presidente nacional de MORENA, en 2018 fue postulado como candidato a la gubernatura de Jalisco, por la coalición “Juntos Haremos Historia”. López Obrador era el candidato para la Presidencia de la República.

López Obrador ganó por una abrumadora mayoría, mientras que Lomelí Bolaños volvió a perder, de manera irónica, con el candidato del partido del que habia desertado: Movimiento Ciudadano que postuló a Enrique Alfaro Ramírez.

Pero el amigo no podía quedar sin protección, así que López Obrador, seis meses antes de que asumiera la titularidad del Poder Ejecutivo Federal, en julio del 2018, lo nombró coordinador estatal (delegado) para el Plan de Desarrollo Nacional en Jalisco, una especie de embajador plenipotenciario con facultades y atribuciones para supervisar e intervenir en asuntos estatales.

Un año duró aproximadamente su encargo, pues comenzaron a salir a la luz pública sus triquiñuelas como empresario, merced a su cargo de súperdelegado, su enorme fortuna y sus presuntos nexos con cárteles del narcotráfico y finalmente el 12 de julio del 2019, presentó su renuncia, “para no afectar las investigaciones ni dañar a MORENA que es víctima de un golpeteo político”.

Uba investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI, relacionó a Lomelí Bolaños con la Abastecedora de Insumos para la Salud (ABUSALUD), pero éste rechazó relación alguna con dicha empresa, “no es mi empresa, que vayan e investiguen y citen a la empresa y a las personas señaladas”, dijo Lomelí.

La empresa fundada en 2009, que dio como domicilio el interior uno del número 205 de la calle Chicle, en el municipio de Zapopan (Jalisco), fue señalada por un presunto fraude por la venta con sobreprecio de 31 medicamentos.

Esa dirección coincide, según documentos del Registro Público de Jalisco, con la de la empresa Lomelí, que se encuentra en el interior dos, y que ha sido la piedra angular del emporio farmacéutico de Lomelí.

Otras dos empresas dedicadas al mismo giro, y controladas por su ex esposa, Lourdes del Socorro Abundis Valdepeña, y sus hijos Carlos, Karla Millaray y Lourdes Saraí Lomelí Abundis; su actual esposa Karina Lucía Navarro Pérez, y los tíos de ésta, Jorge y Francisco Ramón Pérez Estrada y sus hijos, están registradas en la misma dirección a escasos metros de la calle de Chicle.

La investigación de MCCI, constató que dos cercanos operadores de Lomelí, entre ellos su secretario particular José Hiram Torres Salcedo y su excoordinador de campaña, su sobrino Mario Vargas Lomelí.

El superdelegado reconoció en febrero de 2018, en su declaración patrimonial tener cuatro empresas, pero evitó dejar constancia de su relación con ABISALUD.

Posteriormente, la empresa comenzó a celebrar contratos con el gobierno de MORENA, en Veracruz, encabezado por el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y con el gobierno federal de López Obrador.

Lomelí Bolaños, a raíz de la investigación de MCCI, solicitó a la organización un cuestionario para responder a las preguntas que surgieron durante las pesquisas, a lo que la asociación le hizo llegar el documento, pero los cuestionamientos no fueron respondidos.

LA PEQUEÑA FORTUNA DE CARLOS

De acuerdo con su 3de3, cuando Lomelí Bolaños era diputado morenista reportó la posesión de 38 propiedades, entre terrenos, casas y departamentos, y otros en copropiedad con su cónyuge. La lista incluye 7 autos, un avión y un yate, así como obras de arte, joyas y menaje de casa, por 18 millones 873 mil 591 pesos, la mayoría adquiridos en efectivo y de contado.

La mayoría de las propiedades se localizan en Zapopan, Jalisco, aunque tiene algunas en Nuevo Vallarta, Guadalajara, Tlaquepaque, y Tlajomulco.

Según los registros, el ascenso económico de Lomelí fue vertiginoso. Su adquisición más vieja fue en 1997, Una casa de medio millón de pesos, pero en 1999 ya tenía su empresa LOMEDIC y en 2001 ya había comprado su primer avión Cessna por un millón 700 mil pesos. Ese mismo año gastó 6 millones de pesos en obras de arte y otros 8 millones en joyas.

En 2007, un año después de ser precandidato a la gubernatura de Jalisco, Lomelí Bolaños adquirió 16 casas, ocho de ellas sólo de su propiedad, con un costo de 5 millones 671 mil 996 pesos; un departamento de 1 millón 900 mil pesos y un Cadillac de 791 mil 316 pesos. En 2008, adquirió también un terreno por 6 millones 720 mil pesos y un edificio.

En 2010 compró dos casas: una de ellas por 9 millones 624 mil 300 pesos, y una embarcación marca Carver por 1 millón 100 mil pesos. En 2011 hizo cuatro adquisiciones: dos edificios, uno de 11 millones 147 mil 654 pesos, en Zapopan; un terreno de 15 millones 36 mil 560 pesos, en el  mismo municipio y un automóvil Audi A8 de un millón 463 mil 250 pesos, liquidado, todo pagado de contado.

En 2012 compró ocho propiedades. Destacan un departamento obtenido a crédito en Nuevo Vallarta por 10 millones 800 mil pesos, y un terreno a crédito en Zapopan por 18 millones de pesos. Para 2013 adquirió 11 propiedades: cuatro terrenos, una casa, tres departamentos y tres locales.

El gasto más importante del diputado fue en 2014, en Estados Unidos: una casa en Texas a crédito por 2.9 millones de dólares, y un auto Toyota a crédito por 32 mil 400 dólares.

Además, un vehículo Infinity de un millón 20 mil pesos, un local de 4 millones 980 mil pesos, dos casas y un terreno y en 2015, cuando actualizó su 3de3, reportó la adquisición de cuatro propiedades, por 9 millones 407 mil 18 pesos.

Había rendido frutos su relación con políticos morenistas de alto nivel.

Hasta esa fecha, Lomelí reportó una remuneración neta anual por su cargo público de 393 mil 568 pesos, además de otros de ingresos anuales que, dijo, le reportaban 7 millones, 963 mil 300 pesos al año.

SUS PRESUNTOS NEXOS CON EL NARCO

En el 2008, cuando Lomelí era legislador por Jalisco, fue ligado al cártel de los hermanos Adán, Jesús y Luis Amezcua Contreras, llamados “Los Reyes de las Metanfetaminas” por el  departamento del Tesoro, que acusó a la empresa Lomedic SA de CV, de servir como fachada para lavado de dinero de la organización criminal.

En ese entonces, el gobernador de Colima, Silverio Cavazos Ceballos, permitió que la empresa farmacéutica Lomedic, propiedad de Lomelí, continuara suministrando medicamentos a los servicios de salud locales, aun cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a esa compañía de estar involucrada con la organización criminal.

En octubre del 2008, los laboratorios fueron sancionados económicamente y les cancelaron cuentas bancarias por órdenes del gobierno de Estados Unidos. Una investigación oficial arrojó que, presuntamente, esta firma suministraba insumos para “Los Reyes de las Metanfetaminas”.

Alrededor de dos meses después de las medidas tomadas por el vecino país del norte, Cavazos Ceballos dijo que no podría eliminar a dicha empresa proveedora, ni tampoco suspender las licitaciones en las que participaba, hasta no contar con un documento de la Procuraduría General de la República (PGR) que avalara los señalamientos del gobierno estadounidense.

En 2012, cuando Lomelí Bolaños fue candidato a senador por el PRD, Lomedic fue retirada del listado de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos, pero en 2012 fue puesta de nueva cuenta en el listado negro del Departamento del Tesoro, esa vez por Servicios Educativos y de Negocios, S. de R.L. de C.V.

En esa ocasión, la empresa Servicios Educativos y de Negocios, relacionada con Lomelí Bolaños, fue fichada en la lista del Departamento del Tesoro de EU por presuntos vínculos con el narcotraficante Raúl Flores Hernández, que también relacionó en negocios turbiosas al cantante Julión Alvarez y al futbolista Rafa Márquez.

El Departamento del Tesoro precisaba en sus señalamientos: “el diputado federal de MORENA, Carlos Lomelí Bolaños –con un patrimonio de 200 millones de pesos en bienes– se encuentra ligado a la red de lavado del cártel de Raúl Flores Hernández, a través de “Servicios Educativos y de Negocios, S. de R.L. de C.V”, empresa fichada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que no fue incluida por el legislador en su declaración 3de3.

SIEMPRE DEL BRAZO DE LÓPEZ OBRADOR

Aun así, con ese historial, Lomelí Bolaños dijo estar confiado en la resolución de las autoridades, respecto ‪a las siete denuncias que hay en su contra en la Secretaría de la Función Pública, “me será favorable y no descarto que en el 2021 esté en las contiendas electorales”.

“Ya lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador: todos los servidores públicos estamos sometidos al escrutinio. El proceso que enfrento es parte del nuevo México que se construye. Confío en la imparcialidad del Tribunal Federal de Justicia Administrativa y en que, al final, la razón estará de mi lado”, dijo Lomelí Bolaños.

No precisó si aparecería en las boletas electorales para competir por un cargo de elección popular, pero sí afirmó que será “uno de los que ponga a temblar las piernas de los de enfrente”.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, al ser cuestionado sobre el tema, se limitó a comentar en una de sus mañaneras, “es un caso que lleva jiribilla”.

Una vez más la sombra de corrupción de uno de sus colaboradores cercanos, puso a prueba a López Obrador, pero éste soslayó los señalamientos y, como de costumbre, culpo de una “guerra sucia de los neoliberales y conservadores.

Dejar respuesta