*En enero pasado se registraron 301 asesinatos de mujeres en el país

*De ellos, 128 fueron calificados como feminicidios, el resto, homicidios simples

*Guanajuato, Edomex, BC, Jalisco y Michoacán lideran la lista

*Para investigar, fueron capacitados 482 policías en perspectiva de género

*Las fuerzas de seguridad las constituyen más de 220 mil elementos

*Es decir, se capacitó en el país al 2.3 por ciento, aproximadamente

Redacción/Sol Quintana Roo/ Sol Yucatán /Sol Campeche / La Opinión de México 

Ciudad de México.- En enero próximo pasado se abrieron 301 carpetas de investigación por homicidios donde las víctimas fueron mujeres y de esos casos, 128 fueron tipificadas como feminicidios; los restantes 173 fueron englobados bajo el concepto de homicidios dolosos o simples, de acuerdo a estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Además de esos 128 feminicidios registrados en enero de 2021 en todo el país, hubo 173 asesinatos de mujeres que si bien, a consideración de las fiscalías estatales, no fueron tipificados como feminicidios, sí representan lo significativo que ya forma parte de la violencia letal que se comete día a día contra la mujer.

Las cinco entidades federativas en México que registraron presuntos feminicidios contra mujeres, fueron: Baja California, con 38; Guanajuato, con 34; Chihuahua, 26; Jalisco, 15 y Michoacán también con 15.

En la Zona Metropolitana del Valle de México, en Ciudad de México, Iztapalapa fue la alcaldía con más feminicidios (12), seguida de Cuauhtémoc y Tlalpan con 11 cada una y en el Estado de México, los municipios de Ecatepec, Tecámac, Tultitlán y Atizapán registraron 8 feminicidios cada uno.

En cuanto a agresiones de diversa índole hacia mujeres, que afortunadamente no llegaron a la privación de la vida, el Estado de México encabezó la lista, seguido de Veracruz, Morelos, Chiapas y San Luis Potosí.

No obstante, las entidades que presentaron una mayor incidencia en enero del 2021, en los casos con relación a cada 100 mil mujeres que habitan en esos estados, son las siguientes: Baja California, con 2.06 homicidios por cada 100 mil mujeres; Chihuahua, con 1.34; Guanajuato, con 1.06; y Colima, con 1.1.

En lo que respecta al estado de Aguascalientes se dan cifras contradictorias, pues mientras que el SESNSP señala que se abrieron dos carpetas de investigación por presuntos homicidios contra mujeres, la Fiscalía del Estado informó que se habían cometido tres feminicidios, es decir que un asesinato simplemente “desapareció”, a decir de las mismas autoridades, y por lo tanto será difícil investigar y más aún resolverlo.

CONSIDERACIONES PARA QUE UN HOMICIDIO PUEDA SER FEMINICIDIO

Conforme al Código Penal Federal vigente, para que el homicidio de una mujer pueda ser tipificado como feminicidio, debe considerarse que “comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género” y se establecen distintas razones de género como son:

“I. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;

II. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia; III. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima; IV Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza”.

Empero, cada entidad federativa establece sus propios criterios para tipificar el homicidio como feminicidio y aunque no están homologadas ciertas de sus premisas son similares a otras, aunque no dejan de haber algunas discrepancias legales.

Ahora bien, los homicidios que no son tipificados como feminicidios, pero en donde la víctima fue una mujer, el SESNSP los recopila y los incluye en su informe de violencia contra la mujer para evidenciar que además de los feminicidios, más mujeres están siendo asesinadas día con día.

Por lo anterior, a juicio de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), la autoridad debe identificar la posible presencia de motivos o razones de género que haya originado la muerte de una mujer, es decir que toda muerte violenta de mujeres y feminicidios deben ser investigados con perspectiva de género.

La titular de la Conavim, María Fabiola Alanís Sámano, indicó que en este 2021 las acciones de la Comisión a su cargo se centrarían en la prevención de feminicidios y en garantizar el acceso a la justicia, aunque en el primer mes del año los resultados siguieron siendo adversos.

Teóricamente se capacitó a policías en prevención de la violencia de género y se realizaron trabajos conjuntos con otras dependencias como la Guardia Nacional y la Policía Cibernética para erradicar la violencia contra las mujeres.

La SSPC informó que en sus 32 coordinaciones estatales se implementaron la creación de cuerpos especializados de atención integrado por mujeres; vigilancia de aplicación de protocolos de actuación y uso de herramientas tecnológicas para la búsqueda de mujeres y niñas.

Lamentablemente nada ha dado resultado

Entre el 11 y 15 de febrero posteriores a la celebración del Día Internacional de la Mujer, se registraron cuatro muertes violentas de mujeres en la Ciudad de México de entre 28 y 40 años de edad.

En dos de esos casos fueron identificados y detenidos los posibles responsables y se encuentran vinculados a proceso.

No obstante, sí hay diferencias entre los feminicidios que se dan a conocer y los que realmente se registran, por ejemplo la SSPC informó que en diciembre de 2020 no hubo feminicidios en la Ciudad de México; sin embargo, los medios de comunicación reportaron en el mismo mes dos feminicidios.

El de Maricela Aguilar, que fue privada de la vida con arma de fuego, en su puesto de tianguis en la alcaldía de Iztapalapa y la desaparición de Vanesa Hernández Montoya en la alcaldía Tláhuac, cuyo cuerpo fue encontrado con signos de violencia a dos calles de su casa y la misma investigación, conforme a testimonios de vecinos, refieren a su esposo como probable responsable de este feminicidio.

Cabe destacar que en el mes de marzo de 2020, fue creada la Fiscalía Especializada en la investigación de Feminicidios en la Ciudad de México, es decir una instancia con la estructura y recursos necesarios para no incurrir en yerros y pese a ello se siguen presentado inconsistencias en los informes.

Para INMUJRES, es indispensable visibilizar los feminicidios en una sola cifra de incidencia delictiva de feminicidio y homicidio doloso de mujeres, ya que ambos constituyen asesinatos violentos de mujeres y es imprescindible capacitar a los elementos de seguridad pública que actúan como primeros respondientes para una clara investigación de los feminicidios.

Remarcó que sólo se capacitaron a 482 policías en perspectiva de género, frente a los 122,717 policías que constituyen el estado de fuerza de las entidades federativas y los 98 mil 282 que integran la Guardia Nacional, más los elementos de las Fuerzas Armadas y Ministerios Públicos.

A la fecha, remarcó el instituto, México aún tiene pendiente la prórroga que pidió en julio de 2020 ante el Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) respecto a algunas de las últimas recomendaciones que emitió el comité en 2018.

Recordemos que el 7 de marzo las mujeres de México realizaron su marcha en el Día Internacional de la Mujer para exigir un alto a los feminicidios y la violencia de género y el presidente Andrés Manuel López Obrador les respondió amurallando el Palacio Nacional, “ni las veo, ni las oigo”, diría como su innombrable enemigo.

Entre los 15 días posteriores al festejo, se registraon al menos 14 feminicidios en el Valle de México. En la CDMX se abrieron seis carpetas de investigación por este delito, mientras que en el Estado de México se contabilizan ocho casos.

Las indagatorias apuntan a que los presuntos feminicidas fueron parejas sentimentales, novios o amigos de las víctimas.

Cinco días después, el 13 de marzo, se cometieron dos feminicidios más en la Ciudad de México: Una joven con quemaduras en las piernas y signos de abuso sexual apareció muerta en calles de la alcaldía Tlalpan; otra más fue baleada por su pareja en la alcaldía Gustavo A. Madero.

El cuerpo de la primera víctima presentaba huellas de ataque sexual y violencia y en el segundo caso se reportó que un hombre asesinó a su presunta pareja sentimental con un arma de fuego y después trató de suicidarse.

Dos de los últimos casos fueron el de una adoslecente de 16 años que estudiaba la preparatoria con la ilusión de llegar a ser abogada, pero sus sueños acabaron cuando el sábado pasado salió de su casa, ubicada en la cabecera municipal, y no volvió. Su cadáver, mancillado, apareció en un canal de aguas negras en el Estado de México.

El otro, también en marzo, fue el de una pequeñita de 7 años de edad, que estudiaba la primaria en la escuela Donaciano Serna, en Tizayuca, Hidalgo. Fue sustraída afuera de su domicilio. Su cuerpo fue encontrado entre la maleza y el maltrato había sido tal que se requirió una prueba de ADN para poder identificarla.

Y ante esa violencia de género, México manda mensajes de impunidad porque en nuestro país las autoridades esconden los feminicidios al clasificarlos como “homicidios dolosos”, pese a que desde hace seis años, en 2015, la Suprema Corte de Justicia dictó la obligatoriedad de investigar y juzgar con perspectiva de género, es decir como feminicidios, los crímenes violentos contra mujeres, ordenamiento que en la práctica no sucede.

Lamentablemente, aunque en México existe la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas, los Centros de Justicia para las Mujeres, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres o el Instituto Nacional de las Mujeres, son organismos laberínticos, opacos y la mayoría de sus funcionarios no están capacitados para tan especial tarea.

Dejar respuesta