*La agencia estadounidense tiene abierta una investigación contra el exjefe de Seguridad Pública por sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa

 

Redacción/Sol Yucatán/Sol Quintana Roo/Sol Campeche/La Opinión de México

 

Ciudad de México. – Hoy no tardó en correr como reguero de pólvora la noticia de que la DEA tiene abierta una investigación en contra del exjefe de la policía y actual candidato a la gubernatura de Sonora, Alfonso Durazo Montaño, por sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa.

Según se informó, la indagatoria de la DEA, que tendría pruebas contundentes en contra de Durazo, podría tratarse de una “venganza”, luego del descrédito a la agencia por la liberación del general Salvador Cienfuegos, quien fue encarcelado en octubre del año pasado en EEUU por supuestos vínculos con cárteles de la droga y un mes después extraditado a México, donde la Fiscalía decidió dejarlo libre por falta de pruebas.

En el centro de esta presunta acusación están los medios de comunicación. La información puso en la mira al candidato al Gobierno de Sonora. Para responder a sus críticos, el coordinador de campaña del aspirante de Morena, Edgar Sallard, acusó a los medios de comunicación que compartieron el documento de difamación.

“De nueva cuenta se acusa sin ningún tipo de elementos una supuesta investigación de la DEA. Pero no han existido y no existen investigaciones en contra de Alfonso Durazo, ya que su trayectoria pública, así como su patrimonio personal y familiar, siempre han estado abiertos al escrutinio de la ciudadanía y de las autoridades nacionales e internacionales. Son señalamientos extremadamente graves y a todas luces falsos”, escribió a través de un comunicado.

Sallard afirmó que desde el pasado mes de marzo comenzó a circular un oficio que “es completamente falso y ha sido utilizado por nuestros adversarios, en un contexto de guerra sucia, para tratar de lastimar la reputación de nuestro candidato al Gobierno de Sonora por Morena y actual puntero rumbo a la elección del próximo 6 de junio”.

En octubre del año pasado se señaló al propio Alfonso Durazo como una de las personas relacionadas con García Luna, desde antes del calderonato incluso.

El periodista Jesús Lemus recientemente publicó «El licenciado», un libro en el que desnuda hasta las entrañas a Genaro García, retrato en el que inevitablemente menciona a varios personajes que actualmente ocupan cargos públicos, así como en la iniciativa privada.

“Tuvo mucho que ver (Durazo) en la relación de García Luna con el Cártel de Sinaloa, porque Durazo es de aquella región (noroeste mexicano) y tiene una presencia muy amplia en algunos grupos delincuenciales de aquella zona y también participó, al menos de manera discrecional, en la fuga del ‘Chapo’ Guzmán de la cárcel de Puente Grande, en 2001″, aseguró Lemus.

Dejar respuesta