Redacción/ Sol Yucatán /Sol Campeche /La Opinión México

Michoacán. – Los organismos internacionales como la Interpol advirtieron en diciembre del año pasado: la vacuna COVID-19 será una esperanza y una maldición. Describieron a la sustancia para prevenir el virus como el “oro líquido” del 2021 que ambicionarían todo tipo de criminales.

Este viernes, en Tangancícuaro, Michoacán, un comando armado atacó a tiros una Unidad Móvil de Vacunación contra COVID-19, que era resguardada por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La agresión se reportó alrededor de las 14:45 horas, en los límites de las comunidades Patamban y Ruiz Cortines, cuando las autoridades locales se disponían a dar atención a los adultos mayores.

El envío de vacunas siguió y agentes de la Guardia Nacional se desplegaron para reconocimientos y, de nueva cuenta, fueron agredidos por sujetos que se ocultaban entre la maleza; uno de ellos fue capturado.

Hasta el momento, se desconoce el grupo criminal al que pertenecen los agresores; sin embargo, informes de inteligencia indican que la zona está en disputa territorial entre el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la Nueva Familia Michoacana y el Cártel de Los Reyes.

La sombra del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) planea sobre las posibles actividades delictivas con relación a la falsificación y robo de la vacuna COVID-19 en México.

Este cártel, que se caracteriza por su disposición de involucrarse en confrontaciones violentas con las fuerzas de seguridad del gobierno mexicano y con sus rivales, está detrás de un decomiso realizado en abril del año pasado.

La Interpol asegura que el crimen organizado apuntará a miembros del público desprevenidos a través de sitios web falsos y curas falsas, lo que podría representar un riesgo significativo para su salud, incluso para sus vidas.

Dejar respuesta