*Mauricio Vila planea una elección de Estado mediante la violencia, la compra y la coacción del voto, atentando contra la libertad y la autenticidad del sufragio, arma una vez más una campaña de mentiras. Piden copia del INE y CURP a los beneficiados de ayuda social

* Fotografías, videos y audios muestran el modus operandi. En varios municipios se ven a empleados del gobierno del Estado con uniformes y logotipo de la dependencia repartiendo bolsitas de despensas, que raya en la burla para la gente humilde. Empleados de Sedesol, SEDER y hasta maestros de la SEGEY se les ve repartiendo en horas de trabajo

*Roger Torres Peniche coordina una vez más una campaña de mentiras para que Vila tenga la mayoría de diputados en el Congreso, para así preparar su candidatura a la Presidencia de la República, como siempre han sido sus intenciones

Redacción/Sol Yucatán/ La Opinión de México 

Mérida. – Hoy, a poco más de un mes de las elecciones del próximo 6 de junio de 2021, Mauricio Vila planea una elección de Estado mediante la violencia, la compra y la coacción, violentando así la libertad y la autenticidad del sufragio, y arma una vez más una campaña de mentiras.

Para esto tiene de incondicional a la Presidenta del IEPACMaría de Lourdes Rosas Moya, quien ha remarcado que «como organismo electoral nuestro objetivo fundamental es generar confianza, certeza; queremos ciudadanía informada, libre, que pueda con responsabilidad y conciencia votar y decidir por quién quiere hacerlo»; crear «un ambiente político de gran competencia y evitar que el proceso electoral sea una víctima más de la pandemia».

Es el colmo del cinismo, ya que el 6 de junio van a tratar que se caiga el sistema y con eso favorecerá al PAN, como lo intentó hacer la campaña pasada, al querer beneficiar a Cecilia Patrón Laviada, con un mal sistema, con un pésimo programa por el cual se pagó millones, y con gente sin ética que eran hackers con capacidad para botar cualquier sistema computacional, para tratar de tirar los resultados si no favorecían a Mauricio Vila.

A este plan maquiavélico se suma el titular de las Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Roger Torres Peniche, expriista que solicitó licencia indefinida a partir del 1 de abril de 2021, con goce de sueldo al cargo, por motivos personales en la dependencia.

Hoy se sabe que esos motivos son coordinar una vez más una campaña de mentiras para que Vila tenga una mayoría de diputados en el Congreso, ya que de lo contrario su Gobierno se caerá a pedazos y no podrá robar con plena libertad, para así preparar su candidatura a la Presidencia de la República, como siempre han sido sus intenciones.

Fotografías, videos y audios muestran el modus operandi de Acción Nacional. En varios  municipios se ven a empleados del Gobierno con uniformes y logotipo de la dependencia repartiendo bolsitas de despensa, que raya en la burla para la gente humilde.

Empleados de Sedesol, Seder y hasta maestros de la SEGEY se les ve recorriendo casas humildes en los municipios y comisarías. Las fotos no mienten.

Esta campaña empezó mucho antes. El Gobierno de Vila fue denunciado ante el IEPAC de aprovecharse del reparto de apoyos alimentarios con motivo de la contingencia sanitaria por el Covid-19 para promocionar su imagen con fines proselitistas.

Según los denunciantes, la querella no se presentó con la intención de que se detenga la entrega de los apoyos a las familias que lo necesitan para sobrellevar la emergencia, sino para frenar la promoción personal del Mandatario Estatal.

Acusan al Gobernador que desde que inició el reparto de despensas, «el Mandatario y alcaldes afines a su partido, como los de Umán y Progreso, Freddy Ruz Guzmán y Julián Zacarías Curi, respectivamente, están utilizando este programa para fines políticos y de promoción personal».

En lugar de atender las zonas de mayor marginalidad o los polígonos de mayor pobreza o vulnerabilidad, se distribuye la ayuda bajo una lógica electoral que lesiona a las familias yucatecas que más necesitan de la ayuda.

En todos los municipios de Yucatán, a cada hogar visitado por las brigadas de entrega de despensas, se menciona que el apoyo es otorgado por Mauricio Vila Dosal y se exige a las personas que le agradezcan a él en redes sociales.

Están pidiendo a los habitantes de las casas que presenten la credencial del INE para verificar que coincide con el domicilio, aseguran que es para verificar que efectivamente pertenecen a esa zona o a ese municipio. Sin embargo, solicitar la credencial de elector le da una connotación electoral al asunto.

Al documento presentado ante el Iepac se anexaron publicaciones y supuestos elementos probatorios del uso político-electoral, que el Gobernador está dando a la entrega de los apoyos. También recuerda que el Gobierno del Estado «se autorizó a sí mismo el uso de los recursos del Fondo para la Atención de Emergencias y Desastres del Estado de Yucatán para apoyar el pueblo».

Pero como siempre, Lourdes Rosas Moya, Presidenta del Iepac, no ha hecho nada para frenar la compra de votos y tampoco se espera que lo haga, porque es aliada del Gobierno de Mauricio Vila en las tranzas electorales y además quiere conservar su puesto en esta época de crisis por el Covid-19.

Antecedentes

Roger Torres Peniche, desde el mes de mayo, aun siendo Secretario de Desarrollo Social, puso en marcha el programa del Gobierno del Estado «Pintando tu fachada (Bonik a wotoch)», además de otro en donde se otorga un cartón de huevos y un pollo.

Sin embargo, en estos programas se le pide al beneficiado la copia de identificación oficial, CURP y comprobante de domicilio, a cambio de un galón de 4 litros de pintura y una brocha, ofrecidos como un regalo de los candidatos del PAN, que están en campaña.

Sin embargo, cabe señalar que estos programas son de carácter público y no son patrocinados ni promovidos por partido político alguno.

Los recursos provienen de los contribuyentes, que pagan todos los tributantes, y está prohibido el uso de estos con fines políticos, electorales u otros distintos a los establecidos, y quien haga uso indebido será denunciado y sancionado de acuerdo con la Ley Electoral.

Sin embargo, a nombre del Gobierno vilista y los candidatos del PAN se está regalando pintura y huevos, cuando en realidad los yucatecos lo están pagando con sus impuestos, y lo más justo es que les toque a todos.

La INE que se les piden a las personas es para la base de datos del PAN y, en algunos casos, están condicionando el voto para que les den estos apoyos, quedando evidenciada otra ilegalidad.

Con esto sólo se demuestra que al buen Torres Peniche ya no le funcionará la mentira en esta campaña, pues los yucatecos cobrarán factura en esta elección.

De esta forma, Torres Peniche está haciendo un análisis mediocre y asegura que el PAN va a ganar la Alcaldía de Mérida y de los diferentes municipios, además de todas las diputaciones federales y locales, porque el panorama político les favorece con un PRI dividido y saqueado, ya que sus militantes se fueron a otros partidos y los votos perdidos serán para Acción Nacional.

Esa es la razón por la que está manejando la lista de militantes priistas, que hoy ya son de otros partidos; de igual forma está obligando a los empleados de las diferentes dependencias a colaborar y pagar con su sueldo parte de la campaña en agradecimiento porque les dio trabajo  Vila.

Sin embargo, Torres Peniche no cuenta con que estas personas nunca en su vida han hecho campaña y no saben ni qué hacer, por lo que sólo están cavando la sepultura del PAN en estas elecciones, pues los yucatecos tienen memoria.

El Mandatario está utilizando a los priistas para esta campaña, los metió de candidatos panistas, utilizó el verde del PRI en sus mantas panistas de su campaña y quiere que los priistas lo apoyen.

Con esto hace a un lado a los panistas de la vieja guardia, que han luchado desde que vivía don Víctor Correa Rachó, por una patria ordenada y generosa, que hoy al partido lo han convertido en una patria desordenada y horrorosa, donde sólo se dedican a robar el presupuesto federal y estatal, donde el bien común sólo es para la gente rica y pudiente, que son los amigos, familia y compadres de Vila Dosal, que viven en el Norte de Mérida.

En 2018, en su búsqueda de la candidatura del PAN al Gobierno del Estado, el Alcalde Mauricio Vila Dosal y su equipo de asesores, encabezado por el expriista Roger Torres Peniche, hoy Secretario de Desarrollo Social, armaron una campaña llena de mentiras.

En la campaña prometían muchas cosas de beneficio para los yucatecos, y mientras Torres Peniche se adueñaba del PAN.

En su momento, el exregidor Felipe Duarte Ramírez declaró que es una vergüenza que un expriista y actual funcionario del Ayuntamiento, refiriéndose a Roger Torres Peniche, esté detrás de la elección del PAN en Mérida, operando a favor de Mauricio Vila.

De igual forma, lo tachó del «cerebro político» y quien tenía en sus manos toda la estructura de militantes priistas y líderes de seccionales, y que con una lana fue fácil quebrarlas y comprarles su dignidad. Así se ganó la campaña panista que llevó a Mauricio Vila a ganar la Gubernatura.

Tomando posesión como Gobernador el 1 de Octubre de 2018, las promesas que hizo Vila en campaña se esfumaron a los 15 días, puso a gente corrupta, mediocre e incapaz como secretarios de dependencias, entre los que sobresalen la Directora del ISSTEY, María Isabel Rodríguez Heredia.

De igual forma está el Director del IDEY, Carlos Sáenz Castillo; la Secretaria de la SEGEY, Loreto Noemí Villanueva Trujillo; la Secretaria de Sefotur, Michelle Fridman Hirsch; el Secretario de Salud, Mauricio Sauri Vivas; el Director del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (IMDUT) Aref Karam Espósitos.

Estos funcionarios públicos apenas entraron se subieron en un 50% sus sueldos; en forma déspota y humillante empezaron a tratar a los empleados y, para colmo, Vila despidió ilegalmente a miles de trabajadores del Gobierno, con base y antigüedad, violando sus derechos humanos, bajo el pretexto de que era por recortes de presupuesto.

La realidad es que Vila Dosal les robó sus plazas, sin darles ninguna liquidación, y de eso hay demandas que hasta hoy están congeladas por órdenes del mismísimo Gobernador, dejando sin sustento económico a miles de familias yucatecas.

No hay otra forma de decirlo: Mauricio Vila les robó sus bases para dárselas a familiares, compadres y amigos, para que estas personas que él metía pudieran agradecerle cuando los necesite y ahora es cuando, pues hoy el Gobernador pasa factura, pidiéndoles que trabajen sin goce de sueldo en esta campaña y que pongan parte de su jugoso salario para apoyarlo.

Así, Vila Dosal les robó vilmente y cobardemente el sueldo a jubilados y pensionados, con argumentos ineptos y nada creíbles, cometiendo una ilegalidad y un acto inhumano, ya que estas personas, después de trabajar toda su vida, lo menos que merecen es una pensión justa.

Ellos han demandado esta ilegalidad, pero Vila está bloqueando y congelando las querellas.

Hay que recordar que en campaña  prometió muchas cosas y garantías de trabajo al magisterio, y así logró que los maestros lo apoyaran, pero eso sólo fue una mentira más, pues sacó a muchos maestros, les quitó sus plazas y contratos de trabajo, nunca les pagó y sí les dio esas plazas y contratos a sus amigos y allegados.

El Gobernador aumentó el cobro de impuestos a los yucatecos sobre infraestructura y seguridad, cuando es obligación del Gobierno darle seguridad al pueblo.

Sin embargo, el aumento a los impuestos lo hizo para poder pagar deudas y de paso sacar dinero para esta campaña.

Con todos estos atropellos, humillaciones y denigraciones que está haciendo a los yucatecos, sólo se ha ganado el odio y repudio del pueblo, ya que el 19 de enero del 2020, personas de distintos sectores se dieron cita para protestar pacíficamente en el Centro Internacional de Congresos de Mérida, manifestándose en contra de Vila Dosal.

En el marco de su Primer Informe como Gobernador de Yucatán, los ciudadanos, entre los que se encontraban jubilados, maestros y muchos niños, indicaron que al querer llegar al lugar sobre la calle 60 por 37, una esquina antes de la Zona Hotelera, ya habían vallas metálicas y eran esperados por aproximadamente 100 policías con chalecos antibalas y escudos de protección, que formaban tres filas y quienes lanzaron gas lacrimógeno para dispersarlos, precisamente por órdenes de Mauricio Vila.

Así, los ciudadanos fueron tratados como delincuentes y como personas del crimen organizado, y es que sólo querían protestar pacíficamente por todas las injusticias que estaban sufriendo por parte de este Gobierno opresor y represor.

Tras los violentos hechos por parte de los uniformados, varias personas tuvieron que ser atendidas al presentar casos de irritación de ojos y garganta, por la aspiración de gases.

Usó como pretexto la pandemia

Durante la pandemia por Covid-19, Vila gritó a los cuatro vientos que, en su preocupación por las familias yucatecas, les pedía a los empresarios no despedir a nadie, para no perjudicarlos en su economía familiar, cuando él mismo despidió a miles de trabajadores.

Ante esta inminente ola de despidos, aseguró que daría un seguro de desempleo a los que se quedaron por la pandemia sin trabajo y que el procedimiento sería por Internet, pero al parecer al Gobernador se le olvidó que muchas familias muy necesitadas no cuentan con acceso a la red, quedándose sin el citado seguro.

La realidad es que  sólo pensó en darles el seguro a sus familiares y amigos, e hizo a un lado al pueblo yucateco, pues la verdad es que no le interesa.

Sin embargo, siguió afectando la integridad de los yucatecos y su salud al cambiar los paraderos de camiones del Centro Histórico.

De esta forma, también afectó a los comerciantes y empresarios, con el pretexto de proteger la salud de los yucatecos y evitar más contagios, lo cual resultó contraproducente, ya que los casos positivos a Covid-19 aumentaron y el comercio prácticamente se vino a pique.

Vila Dosal sólo piensa en sí mismo, todo el desastre que hizo en el Centro Histórico fue para inflar facturas al colocar 2,000 maceteros de granito y concreto, de 40 por 60 y 85 centímetros, con un peso de 264 kilos, con el logo de su Gobierno.

Con estos maceteros sólo impidió que los coches y camiones puedan circular, asegurando que los cambios eran parte de las acciones del Plan de Mejora a la Movilidad Urbana, para ampliar el espacio peatonal en las vialidades del Centro Histórico de Mérida

Sin embargo, éste fue un verdadero fracaso, ya que sólo afectó más a las familias yucatecas y a comerciantes, se gastó más de 5 millones de pesos, dinero que pudo haber servido para ayudar al pueblo, cuando la pandemia estaba en su punto más álgido.

Por su parte, el Director del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (IMDUT), Aref Karam Espósitos, dijo en su momento que las macetas se habían estado adquiriendo con varios proveedores de la región peninsular, que pueden cumplir en tiempo, calidad y precio, que en este caso era de $2,700 cada una, cuando proveedores especializados en la venta de macetas con las mismas características han asegurado que tienen un costo entre los $900 a los $1,300 por unidad.

Así quedan evidenciadas más mentiras de Vila y sus incompetentes secretarios de dependencias que metió a la fuerza. Este mega-proyecto de sacar los paraderos del Centro lo intentó hacer cuando era Alcalde y los yucatecos se opusieron y no lo permitieron por ser un plan que afectaría a todos los ciudadanos.

Sin embargo, cuando llegó al Gobierno, y aprovechando esta pandemia, ahora sí impuso su voluntad, sin pedirle su opinión a los ciudadanos, con la complicidad de Renán Barrera y el Ayuntamiento de Mérida.

Tanto en el Gobierno como en el Ayuntamiento, es notable la desesperación ante el rechazo social por la mala dirección de ambos, por lo que buscan la forma de «convencer» a los yucatecos.
Denuncian al Ejecutivo Local de replicar las viejas y antidemocráticas prácticas de compra de votos a través de la entrega de apoyos y recursos.

Clara ejemplo de la elección de Estado, Vila Dosal está utilizando a empleados de la SEGEY y otras dependencias para reparto de despensas.
La Sedesol también está participando en la compra de votos.
Despensas, fertilizantes y granos son llevados a varios distritos electorales, donde el equipo de campaña de los candidatos entrega estos «apoyos».

Dejar respuesta